¡Sufrimos pero todo pasó! Todos sus seres queridos y más cercanos acompañaron a Ema en el momento más difícil de su vida. Si bien Antonio pensó lo peor en un momento, todo salió bien y junto a Amparito vivieron felices por siempre.

,