Los casos reales de Los Archivos del Cardenal
16/04/2014
Segunda Temporada

Los casos reales de Los Archivos del Cardenal

Revisamos ocho casos emblemáticos de la vida real que inspiraron la trama de varios capítulos de la segunda temporada de la serie protagonizada por Benjamín Vicuña.

En Los Archivos del Cardenal, hemos podido ver semana a semana cómo la Vicaría de la Solidaridad tuvo que actuar frente a las violaciones de los Derechos Humanos durante la dictadura de Augusto Pinochet. Ramón Sarmiento (Benjamín Vicuña) y Laura Pedregal (Daniela Ramírez) pasan por todo tipo de situaciones para poder llegar a la verdad en los cientos de casos que llegaban a sus oficinas.

Todos ellos, aunque recreados en la serie, se entrelazan con hechos emblemáticos de la época. En el segundo capítulo de esta temporada, por ejemplo, pudimos ver cómo Laura se involucró en el secuestro de un coronel del Ejército, un símil de la "Operación Príncipe". Mientras, en el quinto capítulo pudimos ver la confesión de un conscripto que estuvo en el Estadio Chile luego del Golpe de Estado, basado en la investigación que se hizo sobre la muerte de Víctor Jara. Estos y otros casos ocurridos en la segunda temporada de Los Archivos del Cardenal revisamos a continuación.

 

OPERACIÓN PRÍNCIPE

Bajo este nombre fue conocido el secuestro del coronel de Ejército Carlos Carreño Barrera (el coronel Mora en Los Archivos del Cardenal), ocurrido el 1 de septiembre de 1987. La mañana de ese día, al salir de su casa rumbo a la oficina, Carreño fue encañonado y obligado a subir a un furgón que simulaba ser de una empresa sanitaria. Ésta sería la primera acción relevante del Frente Patriótico Manuel Rodríguez desde que se desligara definitivamente del Partido Comunista.

El FPMR dejaría una nota en un baño del centro de Santiago, donde se adjudicaban el hecho. Alfredo Soiza Piñeiro, sacerdote de la Iglesia Católica, ejerció de mediador entre el Frente y un gobierno que se negaba a negociar. Finalmente, y luego de verse obligado el FPMR a negociar con la familia de Carreño, el oficial es liberado el 3 de diciembre de 1987 en Sao Paulo, Brasil.

El año 2009, Carreño declaró ante la Corte de Apelaciones de Santiago que sospechaba que el Ejército o la FACH habrían estado vinculados en el secuestro. El coronel ya retirado basó su declaración en el hecho de que en esa época era subdirector de la Fábrica de Armas y Maestranza del Ejército (FAMAE) y negociaba la venta ilegal de armas a Irán, lo que resultó en un fracaso.

 

ATENTADO A PINOCHET

El 7 de septiembre de 1986, en la cuesta “Las Achupallas”, camino al Cajón del Maipo, la comitiva que trasladaba a Augusto Pinochet a su casa de descanso en El Melocotón, fue emboscada por cuatro unidades del FPMR. Esta acción, que buscó infructuosamente dar muerte al dictador, terminó con la vida de cinco escoltas y dejó a otros 11 con heridas de distinta gravedad.

Entre las armas utilizadas por el Frente, estaban 16 fusiles M16, 10 lanzacohetes M72 LAW y varias granadas de mano caseras.

La Vicaría de la Solidaridad, a través del entonces Vicario General Cristián Precht, visitaría a los uniformados heridos y condenaría los hechos ocurridos expresando que “el único camino es el de la reconciliación”.

 

LA CUTUFA

En 1989, el asesinato de Aurelio Sichel Garcés, uno de los propietarios del desaparecido restaurant “Rodizio”, abriría uno de los casos de fraude más emblemáticos del país: el caso de La Cutufa. Desde 1984, al interior del Ejército, funcionaba de manera ilegal la financiera La Cutufa, que prestaba de manera fraudulenta dinero a militares. Sichel era el principal inversionista de ésta, colocando un millón de dólares en la financiera.

Sichel habría exigido a los militares que controlaban esta financiera que le devolvieran el dinero, lo que habría gatillado que lo mandaran a matar. Esto generó un escándalo dentro de la institución militar.

Por este caso fueron condenados por infracción a la Ley General de Bancos seis ex oficiales del Ejército y un civil asociado a estos. Además, Augusto Pinochet llamó a 15 generales a retiro por estar involucrados con la financiera, que contó con la participación de más de 300 personas.

 

ASESINATO DE VÍCTOR JARA

Con la llegada de Salvador Allende a la Presidencia de la República, Víctor Jara entra a trabajar en el Departamento de Comunicaciones de la Universidad Técnica del Estado. El 12 de septiembre de 1973, tras el bombardeo a La Moneda y la muerte de Salvador Allende, Víctor Jara se encontraba en este establecimiento. En medio del desconcierto reinante, fue detenido junto a alumnos y profesores y llevado al Estadio Chile.

Allí fue torturado de manera particularmente violenta hasta que se le dio muerte entre los días 15 y 16 de septiembre en un camarín del Estadio Chile, acribillado por 44 balas y luego de cuatro días de interrogatorio. No fue el único que murió en dicha habitación: otros 14 detenidos no saldrían vivos de allí, entre ellos, Littré Quiroga, Director Nacional de Prisiones. El cuerpo de Víctor Jara fue encontrado al día siguiente a las afueras del Cementerio Metropolitano.

Recién el año 2012 se dictó sentencia contra los autores materiales del asesinato, los militares en retiro Hugo Sánchez Marmonti y Pedro Barrientos Núñez, además de otros ocho ex militares. Hoy el ex Estadio Chile se llama Estadio Víctor Jara en honor del asesinado cantante.

 

ASALTO A LA PANADERÍA “LAUTARO”

La mañana del 28 de abril de 1986, un comando del FPMR efectuó el asalto a la panadería Lautaro en la comuna de San Bernardo. En su escape, los frentistas se encontraron con Carabineros, con quienes empezaron un tiroteo. En el intercambio de balas, el cabo Miguel Vásquez Tobar resultó muerto, al igual que el frentista Lenin César Miranda Clavijo. Además, dos carabineros resultaron heridos y tres miembros del FPMR detenidos.

Un frentista escapó herido de bala en una pierna: Hugo Gómez Peña. En ese estado se dirigió a la Vicaría de la Solidaridad, frente a la Plaza de Armas de Santiago pidiendo asistencia médica. Entregó una versión falsa de los hechos, señalando que había sido herido de bala mientras presenciaba el tiroteo entre un grupo de personas y Carabineros. En la Vicaría no dudaron en prestarle ayuda, incluso saltándose los procedimientos clásicos en ese tipo de casos, llevándolo a la clínica Chiloé, la que tenía un convenio con el organismo eclesiástico.

Sin embargo, cuando en la Vicaría de la Solidaridad se enteraron que había un carabinero muerto producto del asalto a la panadería Lautaro, se pusieron en alerta. Las autoridades de la Vicaría se habían propuesto, en caso de recibir un herido que estuviese involucrado en un hecho de sangre, que dentro de las siguientes 24 horas se daría aviso a las autoridades de salud pública. Después de que hicieran la denuncia y luego de que Gómez Peña se diera a la fuga, el abogado Gustavo Villalobos y el doctor Ramiro Olivares, ambos funcionarios de la Vicaría de la Solidaridad, fueron detenidos por las autoridades bajo la figura de “ayuda a grupo de combate armado”. El cardenal arzobispo de Santiago, Juan Francisco Fresno, intercedió por ellos, junto a una campaña que incluyó a 15 premios Nobel de Medicina.

 

MUERTE DE LOS HERMANOS VERGARA TOLEDO

El 29 de marzo de 1985 los hermanos Eduardo (20) y Rafael (18) Vergara Toledo (los hermanos Cereceda en Los Archivos del Cardenal) se dirigían junto a la novia del primero, Sara, y tres jóvenes más hacia la Villa Francia, en donde asaltarían una panadería para obtener financiamiento para operaciones del MIR, del que eran parte hace un tiempo. Se separaron en tres parejas, para no despertar mayores sospechas.

Sin embargo, una de las parejas se separa y antes de que pudieran llegar a la panadería, una patrulla de carabineros los intercepta. Rafael corre a avisarle a su hermano y se separa de su compañero. Los dos hermanos salen corriendo junto a Sara, quien se queda atrás y se esconde en un negocio. Los carabineros rodean a los hermanos en la población Robert Kennedy. Allí, los uniformados balean a los hermanos por la espalda. Eduardo cae muerto y Rafael queda imposibilitado de moverse. A este último lo suben al furgón, en donde le darían un tiro de gracia en la cabeza para luego dejarlo abandonado junto al cuerpo de su hermano. Carabineros informó que los hermanos murieron en un enfrentamiento con la policía en el cual un carabinero había resultado herido, pero las pericias establecieron que el balazo sufrido por el uniformado pertenece a una pistola "Taurus", arma utilizada por sus propios colegas.

La muerte de los hermanos Vergara Toledo es un hecho que hasta hoy marca al país. Cada 29 de marzo se les recuerda de manera extraoficial en el "día del joven combatiente", ocasión en la que se realizan actos y diversas manifestaciones, muchas de las cuales terminan en enfrentamientos con la policía.

 

CASO CARMEN GLORIA QUINTANA

Temprano en la mañana del 2 de julio de 1986, Carmen Gloria Quintana transitaba con un grupo de personas por la comuna de Estación Central, donde planeaban hacer una barricada. Neumáticos, un cóctel molotov y un galón de gasolina eran los implementos que utilizarían para dicha empresa, motivada por la protesta nacional contra la dictadura de Pinochet que se realizaba ese día.

El grupo fue interceptado por una patrulla militar, que estaba desarmando barricadas a lo largo de la Avenida General Velásquez. Los jóvenes se dispersaron arrancando de la patrulla, pero Carmen Gloria fue detenida por los uniformados. Junto a ella fue aprehendido el joven fotógrafo Rodrigo Rojas De Negri. Para entonces, Carmen Gloria tenía 18 años y Rodrigo, 20.

Es aquí donde existen dos versiones. Según la patrulla militar, a ambos le habría explotado el cóctel molotov mientras escapaban, por lo que los cubrieron con mantas y luego los fueron a dejar a la carretera. La versión de Carmen Gloria, es que los soldados golpearon violentamente a ambos, para luego rociarlos de gasolina y prenderles fuego, finalmente tirándolos al lado de la carretera para que murieran. Allí los recogió un grupo de campesinos y fueron llevados a un hospital. Rodrigo murió cuatro días después, mientras que Carmen Gloria tuvo que tratarse por las serias quemaduras que presentaba, y que hasta el día de hoy son una marca del daño que sufrió.

 

OPERACIÓN SIGLO XX

La internación de armas en Carrizal Bajo, también conocida como Operación Siglo XX, ocurrió a mediados de 1986. En ella, el FPMR ingresó armas de manera clandestina por Carrizal Bajo, una caleta remota de la región de Atacama. Estas armas fueron enviadas desde Cuba y se ocultaron en piques mineros para ser trasladadas a Santiago.

La CNI se enteró de esta operación, luego que lugareños observaran raras maniobras en la costa. Los rumores llegaron a la alcaldesa de Carrizal, Magaly Salinas, quien informó a la intendenta de Atacama iniciándose una investigación. Tres agentes de la CNI llegaron al lugar e interceptaron a cuatro frentistas en la costa. Otro grupo del FPMR acudió a liberar a sus compañeros, comenzando un enfrentamiento armado. Unas pocas horas después, una gran cantidad de tropas militares llegaron al lugar junto a agentes de la CNI. En los días siguientes atraparían a una serie de integrantes del FPMR que se encontraban en el lugar, desbaratando definitivamente esta operación.

 

Por Javier Santiller

 

Links de referencia:

Fundación De Documentación Y Archivo De La Vicaría De La Solidaridad

Memoria Viva

 

 

 

 

Saltar publicidad

La publicidad terminara en 5