Saltar publicidad

Cerrar

Delfina Guzmán en Sin Parche: "La sociedad comienza a castigarte porque tú haces tu voluntad"

02/10/2020

En este nuevo capítulo, Santiago Pavlovic conversó con la destacada actriz sobre distintos aspectos de su carrera y vida personal.

En este nuevo capítulo de Sin Parche, Santiago Pavlovic conversó de todo con la reconocida actriz nacional, Delfina Guzmán, quien repasó los mayores hitos de su carrera y de su vida personal.

La querida actriz se encuentra encerrada desde marzo por la cuarentena, vive en su departamento junto a sus cuidadores Lucy y Pedro. Para grabar este encuentro, el equipo de Sin Parche tomó todos los recaudos necesarios, debiendo llegar al lugar con su respectivo examen de PCR.

Según contó Guzmán, en su infancia se educó con institutriz y luego en un colegio de monjas españolas franquistas, donde la echaron “por indisciplinada, por ser una indominable".

Por esos tiempos, la educación sexual no era tema, menos en su familia; al matrimonio, llegó ignorante. “No tenía idea de cómo era”, confesó. Joven, se casó con Joaquín Eyzaguirre. Su luna de miel por Europa duró ocho meses, donde luego de recorrer iglesias y palacios, conoció el David de Miguel Ángel, que afirma “me despertó lo sexual”.

Delfina regresó de Europa embarazada de Joaquín, su primer hijo. Tiempo después, nació Nicolás, el segundo y último hijo de ese matrimonio. En esos años también, estudió ballet, donde le atrajo el arte corporal. Todo un mundo se abría para ella.

Comenzó el alejamiento de Delfina con su marido. “Era señora de un señor rico y de una familia rica, se suponía que yo tenía que cuidar a los niños y la casa. Nunca discutí eso, hasta que me dieron ganas a mí, ¿si yo lo hago por mí misma? ¿Si yo produzco algo?”.

"Le pedí disculpas en su entierro, porque me mandé a cambiar", explicó, agregando que "en esta familia apostólica católica y romana, chilena, que la hija que se casa con un hombre de mucha plata, un gran partido, empieza a traer a su casa a unos 'picantes'"

¿Cómo conoció Delfina Guzmán a su segundo marido?

De acuerdo a lo contado por Guzmán, conoció a Gustavo Meza su segundo marido quien “me muestra este nuevo mundo de un refinamiento y un concepto de belleza distinto. Con él fui por primera vez a un… donde van las parejas. Así que ahí le puse el gorro al caballero, sin tener mucha conciencia".

Con Gustavo Meza se fue al sur para integrar la escuela de teatro de la U. de Concepción. Ahí vivió uno de los momentos más duros de su vida, cuando le quitaron sus hijos. "La sociedad comienza a castigarte porque tu haces tu voluntad. Eso es una mierda", expresó.

Una vez establecida en la capital del Biobío, dijo que no sabía que le pasaba por dentro. "A mi toda la historia del teatro, con mis compañeros, los adoro. Me entendía tan bien con ellos y con Gustavo para qué hablar".

Militancia y dictadura

En Concepción nacieron sus hijos Juan Cristóbal y Gustavo. Aquí se involucró políticamente, encontrando un hogar que no había encontrado antes."Entré al Partido Comunista. Fíjate que cosa más linda que esa gente, que nunca me hizo historia porque yo era rubia, tenía apellido de la clase alta (…) Vender el Siglo en la plaza de Concepción es una cosa que a mí me enloquecía”.

Contó además que "toda esta pica contra la derecha chilena era porque me castigaban por ser lo que era. Esa es la rabia que más le tengo. Entonces cuando me preguntan de qué partido soy, siempre respondo 'cualquiera que no sea de derecha'".

Comunista y católica, Delfina Guzmán no encontraba ninguna contradicción en esta mezcla. “Yo rezo, yo creo en Dios. Para mí la imagen de la Virgen María arriba del burrito con San José, caminando hacia Belén, es una imagen demasiado potente”.

Luego de unos años en Concepción, Delfina y Gustavo vuelven a Santiago. En ese minuto le toca vivir a ella el lado amargo del desamor. Su marido se había enamorado de una mujer más joven y ella encontró paz en las tablas.

Delfina Guzmán fue compañera de Hortensia Bussi en la escuela de teatro. A través de ella, conoció a Salvador Allende: “yo iba a Tomás Moro a cada rato, (…) era como de la familia”.

Junto con el golpe, vino un apagón cultural en el país. Por esos años, y con dificultades, el teatro ICTUS seguía en pie. Con Nissim Sharim, Julio Jung, María Elena Duvauchelle, Jaime Vadell y Patricio Contreras, hicieron hasta 1976 el programa “La Manivela”.

Durante los años ´80, Delfina Guzmán participó en distintos comerciales. Entre ellos, el recordado “Cómprate un auto Perico”, junto a Nissim Sharim. “Nunca he sido más rica que cuando partió la publicidad. Tenía mucha plata”.

Delfina y el teatro ICTUS participaron activamente en la campaña del NO para el plebiscito de 1988, con distintas presentaciones de la compañía en la franja.

Con todos los cuidados correspondientes, salimos a pasear. Fuimos hasta el Museo de Cera para que Delfina Guzmán viera por primera vez su figura. "No me parezco nada" dijo entre risas, comentándole a Pavlovic: "Mira que soy importante".

La última obra que presentó Delfina Guzmán abordaba la eutanasia. Sobre eso, opina: “La persona que decida hacerlo tiene todo el derecho. Yo eso se la pelearía un poquito a Dios, si él tiene todo el derecho sobre mi persona o me queda algún derecho a mí”.

RELACIONADOS

Selena Gómez muestra con orgullo su cicatriz después de tres años de su trasplante de riñón

Estreno de “Sin Parche” lideró la sintonía del jueves

¿Quieres saber en qué está Silvana Salgueiro, Irene en "Dama y Obrero"?