No sólo de piruetas y goles vive el fútbol, a veces, el control se pierde y la ansias por ganar el balón terminan en fouls merecedores de tarjeta.

,

Estas fuertes patadas han terminado con más de un jugador en el piso y, con la nueva implementación del VAR (video assistant referee) se han podido ver con más detalles las faltas que el árbitro solicita revisar.