El 'Tri' perdía sorpresivamente ante los oceánicos pero no cedieron, y lograron imponerse con lo justo.

,

En el segundo y último partido del día en la primera ronda de Copa Confederaciones, México logró vencer a Nueva Zelanda 2 a 1 en el Estadio del Spartak de Moscú en un encuentro que estuvo marcado por llegadas en ambos pórticos y con un final digno de una película de Hollywood.

Los norteamericanos tuvieron el control del partido por largos pasajes, aunque los 'All Whites' fueron los que más peligro llevaron al arco defendido por Alfredo Talavera, con Chris Wood como su máxima amenaza.

De hecho los neozelandeses comenzaron arriba en la cuenta en el minuto 41 luego de un error defensivo de el 'Tri' que le entregaron el balón a Clayton Lewis, y este dejó solo a Wood que batió a Talavera con fuerte disparo. Así se fueron al descanso.

A tan sólo 4 minutos de que finalize el primer tiempo, Wood le entregó tranquilidad a los neozelandeses con una definición impecable.

 

En el segundo tiempo el conjunto dirigido por Juan Carlos Osorio salió con todo en busca del empate y a los 54' luego de una tremenda jugada colectiva donde participaron Javier Aquino, Marcos Fabián y Raul Jiménez que terminó derrotando al portero Stefan Marinovic que vio como la pelota se metió en el ángulo.

Luego de una gran jugada colectiva el Tri logró emparejar las acciones en el minuto 53 de partido.

 

Los dos equipos siguieron buscando romper la igualdad y los porteros estuvieron brillantes en varias ocasiones, pero Javier Aquino que fue el hombre desequilibrante de los campeones de la Concacaf se llevó la marca de los defensas a los 72', centró atrás y Oribe Peralta remató al vertical derecho, y la pelota terminó ingresando al arco oceánico caprichosamente.

Un centro hacia atrás de Javier Aquino hizo que Peralta pegara un bombardazo entre el vertical izquierdo y arquero neozelandes.

 

Cuando el cotejo expiraba Boxell se llevó el balón y el volante mexicano Diego Reyes lo agarró de la camiseta, y todo terminó en una tremenda pelea de ambos países. El árbitro solo sacó tarjetas amarillas para los jugadores involucrados en la situación.

Seleccionados de ambos países comenzaron a golpearse y a lanzar insultos. Los jueces del encuentro intentaron controlar la situación pero los jugadores tardaron en retomar el control.

 

Finalmente el otro representante de nuestro continente se quedó con el triunfo y logró 4 puntos, las mismas unidades que Portugal equipo con el que empataron en el primer juego. En el próximo encuentro México tendrá que verse las caras con el local Rusia este sábado a las 11:00 AM (hora chilena).