Entre las calles de Kazán, Karen Dognweiler encontró un rincón donde preparan el mejor dulce "Chak Chak".

,

Huevo, harina, una pisca de bicarbonato y otra de sal, forman esta rica masa que se corta como pequeños fideos y se pone a freír. En otra sartén se derrite azúcar y  miel a fuego lento, y cuando se disuelve el azúcar se vierte todo el contenido sobre las masitas.

Este es uno de los postres típicos de Rusia y se caracteriza por su intenso sabor dulce. Además, es rápido, fácil y económico de hacer.