Un funcionario público del cielo.

,

Le gusta el papeleo, la burocracia y el poder. Ante cualquier evento, la culpa nunca es suya, pero si hay que atribuirse méritos, él siempre está primero en la lista. Está a cargo de leer los expedientes de quienes llegan al cielo y decidir si se quedan o no.