Trini no soporta el vestido de novia y está cada vez más desesperada, no sabe si será feliz con Juan Pablo, pero lo que sí tiene claro, es que ella aún está enamorada de Pedro.

,

Celeste trata de calmar a Trini, no lo está pasando bien y la única forma de controlarse es pensando bien las cosas y acompañar sus ideas con un poco de coraje líquido, que en chileno, sería una buena champaña que le ayude a aclarar sus ideas. ¿Se casará o no?