Silvia no puede más con la pena que siente. Primero tuvo que dejar a James para regresar a Santiago y luego el recibimiento de su familia no fue el que esperaba.

,

Don Erick nunca le perdonará a Silvia que se haya escapado de la casa junto a James y ahora menos, tras descubrir que estaba prácticamente escondida en casa de Edna y Ángela.

Aunque Silvia cuenta con el apoyo de sus amigas, sus hermanos y su padre la cuestionan todo el tiempo y la hacen sentir mal.