Trini pidió una conversación sincera y Juan Pablo accedió. Ella lo quiere mucho, pero él no quiere seguir jugando el papel de un tonto.

,

Juan Pablo llegó hasta la casa de Pedro porque quería hablar de hombre a hombre. Pero allá se encontró con Trini y le pidió que no se siguiera escapando, que era mejor que conversaran. Ella aceptó y después de pedirle perdón, Juan Pablo entendió que había sido un tonto por creer que ellos podrían haber sido felices juntos.