No aguantó ver a su hijo mal y, a pesar de que tenía todo listo para irse a Angol, decidió quedarse junto a su hijo.

,

Ángela tenía muy claro lo que quería y qué era lo que le convenía a ella y a su hijo. Se iría de Santiago para tener un mejor trabajo, ganando más dinero y conocer a más gente, pero todo se derrumbó cuando su hijo le dijo que no quería irse. ¿Qué pasará con ellos ahora?