Luego que Ángela le "confesara" que en sus dos años viviendo en Chile nunca conoció los alrededores de Santiago, Pedro tuvo una muy brillante idea.

,

A Ángela le quedan pocos días en Santiago antes de irse al sur y, como ya tomó la decisión de contarle a Pedro que está enamorada de él, ella intentó decírselo mirándolo a los ojos pero no pudo. Pero sí tuvo la buena idea de decirle que ella nunca había salido de Santiago, por lo que, al día siguiente, Pedro la invitó al Cajón del Maipo a pasar un lindo momento.