Las copas de más le pasaron la cuenta y se comportó como una adolescente frente a su ex esposo.

,

Trini no terminó muy bien la noche y, gracias la champaña, tuvo que quedarse en la casa de Pedro. Él la cuidó y la dejó dormir en su cama, mientras que él durmió en el sillón. Al día siguiente, sus hijas se sorprendieron de verla ahí y pensaron que iba a volver con si papá, pero no es así. Sólo pasó un momento vergonzoso por culpa del alcohol.