El mal tiempo le jugó una mala pasada a Ángela, a su hijo y a Edna. Tuvieron que arrancar de su casa porque el techo se vino abajo.

,

Comenzó a llover en Santiago y muchas fueron las casas afectadas con el aguacero. Varios vecinos del barrio Yungay tuvieron que pedir ayudar porque sus muros se cayeron. Sin embargo, una de las más afectadas fue Ángela, ya que el techo de su pieza no soportó el peso de la lluvia y se cayó dejándolos sin lugar dónde dormir.