Tras sufrir el dolor de perder a su hijo, el taxista se dio cuenta que, en realidad no le creyó nada a Raquel y terminó sorprendiendo a Ángela.

,

Quizás era lo único que necesitaba Igor para darse cuenta que Raquel está realmente mal y  obsesionada con él. Cuando fue a hablar con la doctora para que le explicara lo de la pérdida de su hijo, ella le mostró las imágenes del "empujón" de Ángela, pero él ya creyó ninguna de sus palabras.

Es por eso que, después de llorar y pensarlo mucho, se dio cuenta que ya nada ni nadie podría impedir que él y Ángela estuvieran juntos. Así que, en medio de la playa la tomó entre sus brazos y la besó dejándola sin aliento.