Cuando Ángela pensaba que todo iba perfecto en su vida. Un llamado telefónico la dejó sin aliento y con mucho miedo.

,

Después de mucho juntar dinero, de luchar por su hijo, y pelear por volver a rendir su examen para ser médico en Chile, todo iba bien en la vida de Ángela. Tenía un trabajo, está feliz con su hijo y estaba viviendo muy tranquila.

Sin embargo, una llamada desde Colombia cambió por completo su ánimo. Raúl, el padre de Julito, quiere saber cómo está su hijo y se enteró que Ángela está en Chile. ¿Vendrá por ella?