La doctora pensó que estaría completamente sola, pero la sonrisa regresó a su rostro cuando descubrió que Igor estaba ahí para acompañar cada paso de su complicado parto.

,

A penas se enteró que Raquel daría a luz, y pese a todos los problemas, Igor se fue corriendo a la clínica para acompañarla en la dura labor de parto. En todo momento sostuvo su mano y sintió su dolor al descubrir que uno de los bebés llegó con problemas de salud.