Pedro y Edna "engañaron" a Ángela para que tuvieran una cita y así él le pudiera demostrar todo su amor.

,

Edna sólo quiere que Pedro y Ángela estén juntos y por eso ayudó a su jefe a planificar una cita. Ángela creyó todo lo que le dijo su amiga y se fue al restaurant sin saber lo que le esperaba.

Cuando Pedro llegó ella no supo cómo actuar ni qué decir, sólo escuchó lo que le dijo Pedro y, a pesar de que no le gustó mucho el beso que él le dio, ella decidió quedarse una hora.