Genaro desató el caos en la Picá cuando llegó a golpear a Antonio y a mostrarles a todos la foto del beso. Eso sólo significaba una cosa. Antonio tenía que contarle la verad, aunque doliera, a Úrsula. Ya no había nada más que ocultar.

,