Antonio y Vilma llegaron hasta la oficina de Genaro para decirles que no bajarán los brazos y que ya pusieron la querella contra él. Ahora sólo deben esperar a ver qué pasa y si alguien tendrá que pagar con cárcel.

,