A Ema le volvió el alma al cuerpo y todo gracias a Genaro. Él accedió a que Amparito fuera a conocer a su tía Rosita a Valparaíso y le pidió que todo lo hicieran lo antes posible. Así que llamó a Antonio para darle la buena nueva y, obvio, para preparar su viaje al puerto.

,