Genaro aún no acepta que Amparito haya conocido la verdad y mucho menos que a Antonio también le diga papá. Sin embargo, lo peor de todo es que siente un miedo terrible a quedarse solo, a separarse de Ema y no poder ver a su hija nunca más.

,