En un descuido de Ema, Genaro encontró su computador encendido y él no dudó en averiguar algo más, sin embargo, le fue mal ya que Ema lo tenía con contraseña. Ella lo pilló con las manos en la masa y él la encaró: "Contéstame Ema, ¿Me estás ocultando algo?"

,