Tras llorar y desahogar la pena que tenía por Antonio, Ema estuvo todo el día muy decaída. Sin embargo, la "guinda de la torta" fue la noticia que le entregó Noemí: Antonio y Úrsula quieren ser padres. Fue ahí cuando decidió salir en su auto y en un momento de descuido, chocó contra un árbol.

,