Ema y Antonio entregaron la buena nueva a sus seres más cercanos. Ella sigue muy asustada, pero con la fe en que todo va a salir muy bien. Quien más se alegró con la noticia fue Pablo, quien pensaba que su hermana moriría y lo dejaría solo.

,