La verdad siempre duele, pero a Ema casi la deja sin corazón. Su mejor amiga le confesó que siempre estuvo enamorada de Genaro y que nada pudo hacer para olvidarlo. Ahora tendrán un hijo juntos y Ema tendrá que asumir que perdió a una hermana.

,