Ema se junta con Antonio para decirle que Genaro no quiere asistir a las sesiones con la psicóloga. Antonio la calma y la mira fijamente. Es en ese momento en el que ambos sólo se dejan llevar por sus sentimientos y lo sellan con un apasionado beso.

,