A pesar de su origen, Asya siempre ha sido una joven honesta, pero Yigit cree que ella se quedó con su computadora, y no precisamente por casualidad.

,

Yigit ha llegado hasta la pensión en la que se hospedan Asya y Zumrut para solicitar que le devuelvan su computadora. Ambas están seguras que no la tomaron, pero la administradora del lugar ordena que revisen sus habitaciones. Lo que Asya encuentre en su closet, sorprenderá a todos, incluso a ella.