Indira y Katiuska convocan a sus ex compañeros de curso después de 18 años. Ambas alumnas de una escuela agroecológica en la comuna de Pirque, relatan sus experiencias acerca de lo diferente que fue asistir a un colegio sin rejas, repleto de áreas verdes y animales a quienes cuidar. Un establecimiento, dónde la educación se centró en la autodisciplina y no en el alto rendimiento. Ahí formaron lo que ellas denominaron como su familia, la que se fue ampliando al momento que cada uno tomó su rumbo y formó su propia familia.

,

Los alumnos de la escuela agroecológica, se caracterizaban por estar en situaciones de vulnerabilidad social. El curso tercero B de la generación de 1997 no se eximió de esto, dónde gracias al contacto con las diversas realidades y a la conexión con la tierra, fue posible que sus alumnos forjaran confianza en ellos mismos, para desarrollar en la actualidad carreras ligadas a la agronomía, apicultura y al cuidado de los parques. Talleres que se impartieron dentro de colegio, con la finalidad de integrar a sus alumnos al campo laboral.

El capítulo está marcado por el reencuentro con los profesores del tercero B, quienes apostaron por las cualidades de sus alumnos. Y por un compañero en especial, Fernando Gallardo, quien se destacó por ser el más retraído en clases y que en la actualidad trabaja como guardaparques de CONAF en el sector del Cajón del Maipo, resaltando el espíritu ecológico de la educación que recibió. 

Colegio Salesianos Alameda

Colegio Salesianos Alameda

Liceo Cardenal Samoré

Liceo Cardenal Samoré