Un simple gesto de cariño puede ser suficiente para alegrar el día de una persona. Este ha sido el objetivo del experimento del departamento de la felicidad de Buenos Días a Todos, que salió al centro de Santiago para contagiar la felicidad a aquellos que se detuvieron para recibir un desinteresado abrazo.

,