Luego de ser víctimas de un portonazo, padre e hijo quisieron retener al ladrón y terminaron quitándole la vida. Si bien declaran haberlo hecho en legítima defensa, la jueza determinó que no era así, por lo que quedaron en prisión preventiva.