estoy aca

Más Videos
08 08/2013

Más allá del Bim Bam Bum

El Chile de 1957

Más allá del Bim Bam Bum, el Chile de los años 50 incluye un particular estilo social y artístico que se desenvolvía en medio de profundos cambios políticos y de hechos noticiosos que marcaron al país.

El Chile de 1957

El ambiente capitalino de 1957 se desarrolló en torno a dos ambientes diferentes: Por un lado estaba el Santiago bohemio con noches de baile y diversión y por otro el complicado entorno político que se instalaba en la ciudad bajo el mandato de Carlos Ibáñez del Campo.

La bohemia se apoderaba de la capital y la ciudad de Santiago vivía un momento artístico esplendoroso donde las jornadas de diversión incluían el baile en distintos escenarios y el público asistía a las boites y a los salones de té para intercambiar conversaciones, fumar, beber y aprovechar al máximo los momentos de esparcimiento.

Es 1957 y el país está envuelto en un profundo descontento social. Bajo el segundo mandato de Carlos Ibáñez del Campo se produce la inolvidable Batalla de Santiago, que comenzó por las alzas en las tarifas de la locomoción colectiva y terminó con un veintenar de muertos que llevó al Estado a declarar Estado de Sitio.

El Gobierno de Carlos Ibáñez del Campo

El Chile de 1957 Comienza el año 1957 y bajo el segundo mandato de Carlos Ibáñez del Campo se produce una fuerte crisis económica en el país. El Gobierno decide tomar drásticas medidas para resolver los problemas y contrata la “Misión Klein-Sacks”, que propone soluciones extremas como detener el aumento de salarios y eliminar, en ciertas áreas, la fijación de precios.

Las medidas adoptadas por el Gobierno terminaron con una fuerte crisis provocada por el aumento en la tarifa del transporte público y esta situación llevó a que las principales organizaciones sindicales, encabezadas por la CUT (Central Única de trabajadores) convocaran a una gran movilización nacional para los días 2 y 3 de abril de 1957.

La movilización comenzó a tomar forma en Santiago cuando la gente aparecía desde diferentes direcciones, juntándose en el camino, hasta llegar a cerca de 200 mil manifestantes reunidos en el centro de la capital. El caos estaba por llegar y los disturbios se hacían presentes con el enfrentamiento entre carabineros y manifestantes.

El descontento social aumentaba con la represión implantada por el Gobierno y cientos de personas destruían propiedades públicas y privadas, automóviles fiscales y locales comerciales. La violencia ya estaba instalada en la ciudad y la intervención de Carabineros sólo agravó la situación.

Los disturbios y enfrentamientos llevaron al Gobierno a suspender las sesiones del Congreso y decretar Estado de Sitio. Las Fuerzas Armadas, al mando del General Humberto Gamboa,  se unen a Carabineros. A esas alturas el desastre ya era inminente.

El 2 y 3 de abril de 1957 el país vivió bajo una inmensa ola de violencia en medio de la denominada “Batalla de Santiago” que terminó con una veintena de muertos y cerca de 5 mil heridos.

Hechos que marcaron a un país

El Chile de 1957 El arte está de luto, se viven duros momentos de manifestaciones, muertes y descontento social. Es el Chile de 1957, un país que registra hitos trascendentales que marcaron la historia nacional.

Más allá del Bim Bam Bum, que vivió su esplendor en los años 50, ocurrieron hechos históricos que marcaron a Chile: Muere la escritora Gabriela Mistral y el músico Nicanor Molinare y se produce la inolvidable Batalla de Santiago de 1957.

A pesar de la masacre en medio de las protestas y el luto por la muerte de dos grandes exponentes del arte nacional, ocurrieron hechos positivos que causaron expectación y alegría: El músico estadounidense Louis Arsmtrong visita Chile y se produce la primera transmisión inalámbrica nacional.

El ambiente artístico nacional

En el Chile de 1957 se vivían momentos de esplendor, bohemia y glamour en el ambiente artístico nacional. Las personas disfrutaban del baile, de las conversaciones y de cualquier instancia que les proporcionara compartir y divertirse.

El Chile de 1957 A finales de los años 50, la bohemia giraba en torno a las boites, los salones de té y las presentaciones del Teatro de revistas del Bim Bam Bum. Las jornadas de diversión eran más extensas y permitían combinar el cine con el baile. El público llegaba a las boites antes y después de asistir a las funciones.

Los lugares de reunión social eran prestigiosos y reconocidos en el centro de Santiago, algunos de los más destacados eran El Nuria, La Taberna Capri, la Boite Mon Bijou, la Posada Tarapacá. Los espacios públicos constituían lugares de diversión privilegiados, donde surgía un clima de conversación y conocimiento mutuo.

Uno de los locales nocturnos más recordados de la década de los 50 es “El Pollo Dorado”, más conocido como “El rincón de la chilenidad”. Ubicado en la entrada de Estado 215, este lugar de encuentro social, que se transformó en la parada obligada de todo turista, presentaba a los expositores más selectos de la música nacional.

Los años del Bim Bam Bum vivieron su esplendor en esa mezcla entre diversión, conocimiento, moda y lugares de esparcimiento que formaban parte de la identidad nacional con bohemia, baile, espectáculo y glamour a toda hora. 

 

  • El esplendor del Bim Bam BumEl esplendor del Bim Bam Bum
  • Dueñas del escenarioDueñas del escenario
MÁS VIDEOS
SERIE
La publicidad terminara en 5