Óscar Figueroa es matrón del Hospital de Iquique y por más de treinta años le ha bailado a la Virgen del Tamarugal. Sus compañeros de trabajo no comprenden por qué venera a una imagen de yeso. Sin embargo, la Fiesta de la Tirana encierra una devoción que no es fácil de comprender.