Desde Rusia, Harold Mayne-Nicholls se refiere a la polémica que involucra el sistema VAR. "El juego tiene unos ritmos y unos momentos que hay que respetar" Lee la columna a continuación.

Nunca me ha gustado la ayuda tecnológica, mediante cámaras de televisión, a los árbitros (si estoy de acuerdo con los auriculares; con el spray para la distancia de la barrera; con el láser lector para determinar si el balón entró o no).Lo he dicho siempre y tras la experiencia vivida hoy en el estadio Spartak de Moscú, en el debut de Chile en Copa Confederaciones, lo ratifico. No me gusta, pues distorsiona el principio básico en el que se centra el juego del fútbol: la democracia.

Esto, pues desde que se establecieron las reglas en octubre de 1863, se escribieron con carácter universal. Es decir, son exactamente iguales en todo el mundo, con un principio intransable: el árbitro central es el único que decide.

Ahora cambió este principio filosófico y de autoridad y a mi juicio, tendremos dos tipos de fútbol. Uno para los que pueden financiar la ayuda tecnológica al árbitro (y por ende este ya no es quien controla el juego) y aquellos que seguirán igual que hace más de 150 años, dejando que el juez central decida. Eso es en lo valórico. Estoy seguro que sin este sentido de la democracia el fútbol nunca habría llegado a ser el deporte universal.

Lo segundo es lo operativo. Lo práctico. No es fácil entender que el árbitro demora la ejecución de un saque de valla para ver si quien atacaba sacó el balón de la cancha o si demoramos el reinicio del juego para determinar si fue o no mal anulado el tanto. No se puede actuar así. El juego tiene unos ritmos y unos momentos que hay que respetar. Romperlos nos cambiará la esencia de este deporte.

Pero como no se puede ni debe hacer comentarios sin proponer soluciones, pues aquí van: mantengamos la revisión televisiva, pero sólo cuando el capitán de un equipo la solicite. Y máximo una vez por cada tiempo (si acierta, obviamente mantiene esa posibilidad). Así no le quitaremos autoridad al juez; haremos que los jugadores decidan cuándo solicitar la revisión y participará el público, pues obviamente estos casos se deben revisar a vista y paciencia de todos los presentes en el estadio.

No es lo ideal, pero ya que tantos piden la ayuda tecnológica al árbitro, de esta manera al menos no viviremos lo que pasó en Moscú esta tarde, donde miles nos sentimos en el inicio de un juego que difiere del más popular del mundo … y que tampoco representa la justicia perfecta.

Por Harold Mayne-Nicholls para TVN.cl

La propuesta de Harold Mayne-Nicholls para mejorar el videoarbitraje

La propuesta de Harold Mayne-Nicholls para mejorar el videoarbitraje

¡Un lujo! Esta es la casa que alberga a Harold en Rusia

¡Un lujo! Esta es la casa que alberga a Harold en Rusia

Bitácora de Harold: Así es el estadio donde Chile le ganó a Camerún

Bitácora de Harold: Así es el estadio donde Chile le ganó a Camerún

Harold nos mostró el ambiente afuera del estadio Spartak

Harold nos mostró el ambiente afuera del estadio Spartak

Comentarios