¿Son el uno para el otro?

Franco y Rosario: Un amor inevitable

29/01/2018

El bar se ha convertido en el lugar preferido de Franco, y no precisamente por los tragos que sirven en el lugar. Allí observa  a diario a Rosario Montes, una chica que lo tiene loco.

A Franco no le importa que ella sea mayor, e incluso se atreve a entrar a su camarín para conversar con ella.

A su vez, Rosario cree que él es muy joven para ella e intenta resistir, ignorando sus sentimientos. Pero la atracción es tan fuerte, que ni el mayor esfuerzo por ser indiferente podrá contra lo que ambos sienten.