El joven hebreo quedó inconsciente tras caer en la trampa de los hijos de Acán, y el gigante de Canaán optó por llevárselo.

Malaquías y Gibar tuvieron la brillante idea de poner una trampa en las afueras del campamento para atrapar al gigante, pero no se percataron que cualquier hebreo podía pasar por allí y ser víctima de un nefasto plan.

Por otro lado, los saltimbanquis intentan obtener información del palacio, pero el Rey Durgal no está tan satisfecho con la presentación de estos "artistas".

Comentarios