Unos padres instalaron cámaras de seguridad en el cuarto de sus hijos, para mantenerlos vigilados.

Un registro de las cámaras dejó en evidencia como uno de los niños intenta liberar a su hermano pequeño que se encontraba dentro de una cuna. Para ello uso una ingeniosa y arriesgada forma, colocando una silla al interior de la cuna para que el bebé pudiera salir.

Una acción que pudo terminar de mala manera, pero que afortunadamente tuvo un final feliz.