Cuando se transmite en vivo y en directo ocurren situaciones que escapan del control de sus protagonistas y se generan los tan divertidos chascarros que nos hacen reír de buena gana. En Muy Buenos Días revisamos los desmayos, las caídas, las bromas y los errores internacionales de la televisión.