Existen diferentes pistas

Los misterios del caso Pablo Neruda: ¿Muerte natural o asesinato?

18/10/2017

Desde 2011 está abierta una investigación judicial para determinar si murió a causa del cáncer de próstata que padecía o fue envenenado por agentes del Régimen Militar.

Esta viernes saldrá a la luz la resolución sobre la verdadera causa de muerte que tuvo el poeta chileno, Pablo Neruda, el cual falleció en una clínica de Santiago a pocos días del Régimen Militar en 1973. Pero, todavía no se puede determinar la causa de su muerte y por eso un grupo de peritajes internacionales están analizando un conjunto de pruebas para ver si fue un asesinato o muerte natural.

El poeta fue uno de los personajes literarios más importantes dentro de la historia del país, esto gracias a los cientos de poemas y versos que dejó escritos con su puño y letra, y que incluso le valió ganar un Premio Nobel de Literatura en 1971. También fue parte de la política chilena, siendo senador, miembro del Partido Comunista y pre candidato a la presidencia de Chile.

Pero la causa de su muerte sigue siendo analizada por un equipo internacional de peritos, los cuales elaborarán un informe final que será entregado al ministro Mario Carroza, quien investiga la muerte del poeta.

Para el psicólogo forense Mauricio Valdivia, "existen varios casos donde hay dudas sobre su muerte. Aparecieron otros vínculos, como lo que planteó  el agente Berrios sobre que el estafilococo dorado era una forma de eliminar a personas que estaban en contra del régimen".

Por otra parte, el historiador Cristobal García Huidobro recalcó que "la falta de la ficha clínica es una cuestión irregular que llama la atención, hay elementos que dan a pensar sobre qué pasa acá".

Si bien, la familia de Neftalí Reyes sospecha que pudo haber sido envenenado considerando su fecha de muerte, otros señalan que fue producto de un paro cardiaco.

"Lo que yo pienso después de haber estado con Neruda, es que realmente él estaba falleciente y estuvo en cama durante varios meses antes", dijo enfáticamente Ernesto Inda, amigo y uno de los directores de la Fundación Neruda.