Mentes Peligrosas

Índice de maldad de "El Tila": Robaba, golpeaba y abusaba de sus víctimas

17/10/2017

En "Muy Buenos Días" nos visitó la psicóloga forense Margarita Rojo, quien nos contó cómo funcionaba la mente perversa de Roberto Martínez. El "Tila" abusaba de las mujeres con dinero, pero a las asesoras del hogar no las tocaba por ningún motivo.

Padre ausente y madre esquizofrénica. Así fue la dura infancia de Roberto Martínez "El Tila", un joven de 26 años que provenía de un entorno marginal y que se ganó el apodo de“psicópata de La Dehesa”. El 2002 comenzó con una seguidilla de violaciones a mujeres y asesinatos, los cuales lograron amedrentar a los santiaginos.

"Hay elementos en el ADN y vemos que esta madre con esquizofrenia pudieron tener un elemento fundante en la personalidad de "El Tila". Había un resentimiento en él, capaz pensaba que no se merecía la vida que tenía", recalcó la psicóloga forense Margarita Rojo.

SU POBRE INFANCIA

Marginalidad y violencia son características de Martínez desde su infancia de pobreza y abandono. Con tres años, sus tíos lo dejaban atado en una habitación todo el día cuando iban a trabajar.

Su primer crimen lo cometió a sus 14 años, el cual fue una violación y luego de eso comenzaría una seguidilla de actos violentos contra mujeres. "El Tila" cómo se le conoce, era un niño que se iba a reinsertar dentro del Sename.

SUS VIOLENTOS DELITOS

Asalto y violaciones en serie y un descuartizamiento que impactaron a la opinión pública, e incluso hechos que involucraron rituales con animales.

En mayo del 2002, se encontró un cuerpo mutilado  e incinerado de una menor de 16 años, en la línea férrea de la comuna de Pedro Aguirre Cerda. Pero un mes después, Roberto volvió atacar en La Dehesa violando a madre e hija y golpeando brutalmente a un menor de 9 años, incluso quebrándole sus brazos.

Luego, atacó en la comuna de Vitacura y las consecuencias fueron: un matrimonio violentado, la mujer violada y el hombre atado.

"El era un personaje, por eso se le hacia fácil escribir poemas. Él quería un reconocimiento del medio y tenía mucho resentimiento, porque tenía talentos pero nadie lo ayudó para que con esos talentos tener una vida que él se merecía" , declaró Margarita Rojo.

EL SUICIDIO DE "EL TILA"

Pero no fue hasta la noche del 13 de diciembre de 2002, día que Roberto José Martínez Vásquez, "El Tila", se quitó la vida en su celda de máxima de seguridad en la cárcel de Colina II, aprovechando que el juez le había regalado una maquina de escribir eléctrica gracias a sus dotes artísticos.

Fueron los cables de dicha maquina que pusieron fin a la vida de Roberto. El cable estaba atado al cuello y amarrado en el otro extremo a uno de los barrotes de la ventana.