Una pequeña localidad del extremo sur de Chile donde su gente vive principalmente del turismo y de las bondades de la tierra. En esta oportunidad te mostraremos diversas actividades de la zona junto a los hermosos paisajes que nos regala.

Ubicado a 220 kilómetros del sur de Coyhaique, este pequeño poblado le hace honor a su nombre, y fue bautizado por Pedro Lagos quien llegó a fundar el sector en el año 1920 y quedó fascinado con el río que acompaña al pueblo.

Partimos conociendo la catedral y la capilla de mármol que están cerca del pueblo y luego conocimos otras actividades que realizan los habitantes del sector para mantener vivo el estilo de vida que mantenían sus abuelos y bisabuelos.

Comentarios