El dirigente se presentó en el congreso de la FIFA un 10 de junio de 1956, y con un emotivo mensaje que no ensayó en ningún momento, logró lo impensado.

El presidente de la Federación del Fútbol de Chile, Carlos Dittborn, se opuso a leer el discurso que tenía preparado. Sin embargo, emocionó a todos los asistentes con una improvisación, donde expuso las razones de porqué Chile debería ser la sede del Mundial de Fútbol de 1962. "Porque no tenemos nada, lo queremos todo" se convirtió en todo un emblema luego de la decisión de la FIFA.

Comentarios