La cantante que posee la mayor cantidad de seguidores de Instagram en el mundo (133 millones) ha vuelto a sufrir crisis de ansiedad y depresión y por lo mismo decidió internarse.

Pese a que Selena Gómez tuvo un 2017 exitoso con la producción de la reconocida serie de Netflix “13 Reasons Why”, el trabajo con Woody Allen en el cine, la edición de su nuevo disco y su trabajo como rostro de marcas como Coach y Puma, la actriz y cantante ha vuelto a terapia de forma voluntaria debido a su depresión y a recientes ataques de pánico y ansiedad.

La joven de 25 años es envidiada por muchas mujeres por su relación con Justin Bieber, pero nada consigue aplacar su depresión. Por lo mismo, se internó durante dos semanas en un centro de Nueva York para seguir una terapia, practicar meditación, yoga y pilates.

La familia de la cantante estaba en contra de esta nueva relación con el cantante canadiense ya que lo culpan a él por la depresión que llevó a la artista a internarse en un centro de rehabilitación en 2016.

Currently. Until the next year. Here’s where I’ll be.

Una publicación compartida por Selena Gomez (@selenagomez) el