El periodista despachó desde Santa Olga esta mañana y fue testigo de dramáticos reencuentros entre los vecinos y familiares luego del devastador incendio que arrasó completamente con la localidad. Pese a ello, él comprendió la situación que estaban viviendo y decidió no interrumpirlos ni grabar lo que ocurría en ese instante por respeto a las familias.

Ante la dramática situación que se presenció esta mañana en Santa Olga, Gonzalo Ramírez respetó el espacio de quienes sufrían las graves consecuencias del incendio.

 

Las reacciones en redes sociales no se hicieron esperar y muchos destacaron el profesionalismo del periodista: